Sportmex

Menú

¿Podria Girlboss, de Netflix, tener el mismo desenlace que Nasty Gal?

Seguramente ya tuviste suficiente tiempo para terminar de ver Girlboss, la serie original de Netflix inspirada en la “auto-biografía” de Sophia Amoruso, fundadora de Nasty Gal. Aceptémoslo, la emoción y la anticipación que los medios, sobre todo digitales, generaron alrededor de la nueva serie inspiradora de Netflix fue demasiada y, después de unas semanas de su estreno, la sensación que nos dejó ha sido de profunda indiferencia.

La que pintaba para ser una historia de superación, con un personaje 100% feminista y, quizá, de reivindicación para una de las generaciones cuya reputación va en decremento cada vez que adopta un nuevo trend sin cuestionar el por qué de su origen: los millennials, resultó ser una historia algo anticuada, con un personaje principal más odioso que entrañable, que resulta un poco confusa ya que está instalada en un momento de la era digital que no está tan alejado del actual — y, por lo tanto, no genera una nostalgia genuina en el espectador — pero que tampoco es la realidad digital de hoy en día. El soundtrack es bueno.

Cuando Sophia lanzó sus memorias bajo el nombre de #GIRLBOSS — así, en mayúsculas, hashtag — en 2014, se ganó el adjetivo de feminista y se convirtió en el ejemplo a seguir para much@s, chicas y chicos millennial, que estaban cruzando por la misma crisis de identidad profesional y falta de compromiso hacia cualquier proyecto por falta de interés. Habían hallado el hilo negro de la vida: hacer algo que te apasiona y en lo que eres bueno de forma natural.

Sin embargo hoy, a tres años de que el libro fue lanzado, el exitoso e-commerce de Amoruso, Nasty Gal, declaró bancarrota meses antes de que el show inspirado en su historia se estrenara, y ella misma se ha visto envuelta en una serie de demandas por despidos injustificados por embarazo o enfermedad crónica. Es muy probable que, después de que renunció a ser CEO de su propia empresa en 2014, Sophia se haya enfocado mucho más a ser una celebridad que a ser lo que nos presentó en su libro: una mujer emprendedora, poderosa y lista para hacer negocios.

¿Tendrá Girlboss, de Netflix, el mismo desenlace que Nasty Gal? Seguramente, si la historia sigue tratando de ser inspiradora y un poco insípida, así será. Sin embargo, si Netflix va más allá del libro autobiográfico y nos muestra los altos y bajos, así como los errores y los aciertos de una mujer de nuestra generación al enfrentarse a una situación extraordinaria, como dirigir una compañía de millones de dólares, cuyo propósito no sea el de inspirar, sino el de empatizar; entonces tendremos algunas temporadas más de esta serie.

TAGS: Sportmex